Veeduría Regional de
Madre de Dios

Madre de Dios es una región ubicada al suroriente del país. Localizada en plena Amazonía, tiene como principales actividades económicas la agricultura, la pesca de subsistencia, la ganadería, las industrias madereras y la minería aurífera. En 2017, la población censada fue de 141 mil 070.
En cuanto a la educación, el 18 % de la población mayor de 15 años tiene nivel primario, mientras que el 49 % cuenta con nivel secundaria. En salud, el 32 % de la población censada no tiene ningún tipo de seguro. Respecto a los servicios básicos, el 27 % no tiene acceso al agua por red pública.
En 2010, Capital Humano y Social Alternativo y la ONG Asociación Huarayo implementaron la veeduría regional. Luego, en 2015 la Veeduría Regional de Madre de Dios viene siendo impulsada en coordinación con el la oficina de Derechos Humanos de Vicariato de Puerto Maldonado, Caritas y la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza, y con la participación de diversas organizaciones civiles y sociales de la región.

Cantidad de denuncias de trata de personas registradas por la PNP (2017)

23

Patrocinios a víctimas de trata de personas (2017)

52

Denuncias de trata registradas en la línea 1818 (2006- primer semestre 2018)

6

Porcentaje % de NNA que acceden a internet (2017)

77%

De acuerdo al Ministerio Público, entre enero y setiembre del 2018, se presentaron 65 casos. En tanto, según el Sistema de Registro Estadístico del Delito de Trata de Personas y Afines – RETA, la Policía Nacional recibió apenas 2 denuncias en 2018.
En esta región la principal labor que incentiva y provoca la trata de personas es la minería ilegal; esta actividad se concentra sobre todo en la zona conocida como La Pampa. Justamente, este año el gobierno ha hecho un megaoperativo contra la minería ilegal.
De acuerdo al gobierno central, este megaoperativo – conocido como “Mercurio 2019” y a cargo de la Policía Nacional del Perú (PNP) y las Fuerzas Armadas- logró el rescate de 44 víctimas de trata de personas.

De ellas, la mayoría son adolescentes de entre 14 y 18 años y el resto, adultas. Todas ellas eran usadas para la explotación sexual y laboral cerca del lugar, según información del Ministerio de la Mujer.

Tras ser rescatadas, las víctimas fueron trasladadas a la provincia de Tambopata para brindarles atención integral con apoyo del Ministerio de Salud, a través de un Plan de Contingencia con 200 especialistas.

Logros

Actividades realizadas